Saltar al contenido

Poemas para mi esposa

Poemas para mi mujer hermosa
Poemas para mi esposa
Sabemos que hay momentos en la relación de pareja, que hemos sentido el deseo de expresar con palabras emocionales y románticas, toda nuestra emoción interna hacia nuestro novio o marido, y tenerlo más cerca que nunca con estos poemas para enamorarse.

Poemas para mi esposa

Eres un popurrí de sensaciones extrañas

Te imagino hablando en mi oído,

Cargándome con sueños ilusorios

Coronado con la voluntad más mística.

Eres un popurrí de claras alegorías,

Suave, consistente y perfecto…

Eso me llevó a un grado de inconsciencia…

¡Y le hacen mucho bien a mi alma!


El precio de mi condena,

El alivio en mi diapasón…

Las cuerdas de mi esperanza

Me dicen… ¡que vendrás hoy!

No me mires de lejos,

Mírame desde la esquina…

Con luz y fuerza en los labios

¡Me derrito de amor!


El día que te conocí
Fue algo maravilloso,
En ese momento entendí
Que ibas a ser mi esposa.

Y me dije a mí mismo
Tengo que cortar esa rosa…
Todo el tiempo te he adorado
No sólo a tiempo.

Bueno, eres un buen creador.
Me ha traído suerte a tu lado,
Y siempre te he cultivado
Como un piso en la flora.

Te dedico estos poemas
En este memorable día,
En los tiempos más difíciles
Nuestro amor ha sido estable.

Si hemos tenido problemas
Cuanto más nos saquemos de ellos, mejor;
Nunca he tenido un problema con eso.
Haber sido tu marido.

Creo que en el camino
He sido bien compensado;
También hemos hecho progresos
En lo poco que hemos adquirido.

Quiero recomendarte
Que ninguno de ustedes se rinda a la ira…
Que Dios nos permita amarnos unos a otros
Por el tiempo que nos queda.

Quiero acariciarte más
Que al oro de una moneda
El amor es la cosa más grande
Que existe en todo el mundo.

Y quiero que Dios nos lo ordene,
Hagámoslo más profundo;
De nuestros hijos el templo
Fuiste a traerlos a tu seno.

Con amor te miro…
He visto pasar los inviernos,
Deseo que el tiempo
Sería un poco más agradable para ti;

Para mí, tú eres la rosa.
Que perfumo mi existencia,
Es por eso que mi amada esposa
No quiero verte sufrir.

Eres bueno y cariñoso
Quiero verte sonreír.
Termino con la emoción
Este sincero monólogo.

Para ti es mi corazón
Porque te quiero de verdad,
Porque tú eres mi pasión
Yo te cuidaré bien.

Poemas de amor para mi esposa amada

Eres un popurrí de libertinaje,

Me amordazas con la fuerza de tu audacia…

Me das miedo con tu descarada audacia…

Y me calmas… ¡con la gracia de tu alma!


Mi boca se sorprendió cuando le diste ese beso,

Bueno, no había nada que mostrar, que vino en alto vuelo.

Fue algo repentino… y en el momento en que aterrizó en mis labios

Juro, vida de mi alma, que tu beso fue sellado

¡En mi corazón de corazones!


Hemos recogido mil sueños

A través de todos estos años,

nuestros hijos han crecido

El amor, no ha sido en vano…

Levantemos la vista:

¡Quiero que sepas que te amo!

 

Poemas para mi mujer hermosa

La luz del día se hizo más brillante… el encuentro más fragante…

Tu boca, con su don, me entretuvo con cuidado.

Los años pasarán,

Tal vez sólo quede el sueño…

Y aunque la noche se cierre sobre todo este recuerdo,

Te juro, vida de mi alma, que nunca podré hacer versos,

Para decírtelo en pocas palabras,

¡Cuánto me gustó ese beso!


Quiero amarte en silencio hasta que esté vacío…

Acariciándote lentamente, por cada parte que duerme…

Para guardar en mi caso, toda esta ilusión latente…

Dejar ir el instinto que abraza mi cordura,

Y convertir cada momento… ¡en un sueño sin futuro!


Soy una mujer que se distrae con el pensamiento de ti,

Soy una mujer que disfruta amándote…

Mujer al fin, Mujer, sólo…

Que está abrazando la fuerza de tenerte…

Mujer acorralada en tu locura y belleza…

y en la cálida esperanza de anidarte,

para hundirse en tu fantástica ternura!


Te pregunté qué era el amor y me respondiste en silencio,

Bajando lentamente sus manos, mira hacia el cielo…

Señaló la fiel estrella que lo guía día a día,

Tus pupilas se iluminaron y dijiste: “Te amo”.

Comprendí en ese momento que el amor existe en tu vida…

Te miré tan dulcemente… ¡Y supe que era yo!

Vídeos de Poemas para mi esposa